El Tratado de Utrecht y su influencia en Europa

Vista desde la Catedral de Utrecht

El famoso Tratado de Utrecht, es quizá la referencia que más famosa a hecho a esta ciudad. Aunque es un hecho importante dentro de la historia de Utrecht, así como de toda Europa, no sería justo limitarnos a recordar esta ciudad sólo por eso.

La muerte de Carlos II, quien no dejó un heredero directo, y la consiguiente puja por la sucesión en el trono entre las familias Hasburgo y Borbón, desencadenó en Europa una serie de conflictos y guerras civiles entre los años 1701 y 1713. Este periodo es conocido como la Guerra de Sucesión.

Si Felipe V de Borbón heredaba el trono, quedarían consolidadas como una misma monarquía España y Francia, hecho que amenazaba a Inglaterra y Holanda, quienes apoyaban la permanencia de los Hasburgo. Este delicado pulso de poder atrajo a otros países europeos que se fueron posicionando en uno u otro bando.

Tras finalizar la guerra, con la victoria de Felipe V, se firma el Tratado de Utrecht entre los países participantes en dicho conflicto, con la intención de «repartir» territorios y responsabilidades.

La firma del tratado obligaba a Felipe V a renunciar a su derecho al trono de la Corona de Francia, pero le granjeaba el título de monarca de la Corona Española.

Inlgaterra salió muy beneficiada del acuerdo, ganándose los territorios de Gibraltar, la isla de Menorca y permisos para traficar con esclavos (exclusivo hasta entonces para Francia y Portugal) y comerciar con el continente americano. Lo cual representaba su resurgir como potencia marítima y comercial.

En cuanto a Austria, se anexionó a los Países Bajos así como Nápoles y Cerdeña. La pequeña Sicilia también cambió de manos, pasando al control de los Saboya.

Como curiosidad hay que decir que el tratado se firmó en el ayuntamiento de Utrecht, en una de sus paredes exteriores se puede ver una placa que conmemora dicho acontecimiento.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Historia



Deja tu comentario