La Línea Acuática de Defensa, atracción en Utrecht

Fuerte-Rhijnauwen

La relación de Holanda con el agua siempre ha sido vital y conflictiva la mismo tiempo. En el siglo XVII se construyeron una serie de defensas acuáticas que al combinarse con los cuerpos naturales de agua de la geografía holandesa permitieron grandes transformaciones económicas.

La Hollandsche Waterlinie o Línea Acuática Holandesa, fue diseñada por Maurice de Nassau y concretada por su medio hermano Frederick Henry. La idea se le ocurrió durante los años de la guerra de la independencia contra España, cuando concibió que las áreas inundadas podrían actuar como defensas naturales contra el ingreso de tropas enemigas. Agua y fortalezas podrían formar una frontera defensiva muy efectiva.

Las primera obras comenzaron en 1629 con la construcción de fuertes, diques y pueblos fortificados, todo en puntos estratégicos y con muchas armas. Se mantenía vigilado el nivel del agua en estas zonas inundadas para que avanzar con botas militares fuera complicado. Debajo del agua tampoco faltaban las minas y las trampas. Parecía una buena idea y se puso a prueba 40 años después con la Guerra Franco-Holandesa de 1672 ya que logró detener las tropas de Luis XIV. Un siglo después no fue suficiente porque el agua estaba super congelada pero esa es otra historia.

Pero la idea no se apagó y cuando Napoleón fue vencido y surgió el Reino Unido de los Países Bajos se decidió reforzar la línea de defensa acuática y así en el siguiente siglo se mejoró, extendió y modernizó con mas torres armadas. Empero, la artillería moderna del siglo XX reveló de nuevo sus problemas y los nazis lograron invadir Holanda.

Finalmente, terminada la guerra se volvió a pensar en la línea de defensa acuática como defensa contra los soviéticos. Se resideñó pero en los años ’60 el plan se desmanteló. La Línea Acuática Holandesa tiene hoy 85 km de largo, entre 3 y 5 km de ancho, cubre unas 50 mil hectáreas, 10 zonas inundadas y tiene unos 60 puntos armados.

Hoy en día muchos de estos fuertes todavía existen y forman parte del paisaje. Los paseos en bicicleta te permiten conocerlos y muchos están abiertos a las visitas.

Foto: vía Wikipedia

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Historia de Utrecht, Visitas en Utrecht



Deja tu comentario