- Sobre Utrecht - https://utrecht.sobreholanda.com -

Breve historia de Utrecht

Los orígenes de la ciudad de Utrecht se remontan al año 47, cuando la expansión del imperio romano hacia el norte de Europa llega hasta el delta del Rhin. El emperador Claudio decide establecer el río como frontera y construir una serie de fortalezas como medida defensiva. Conocido como Castellum Trajectum (o también como Limes), fue abandonado por los romanos a finales del siglo III ante la imposibilidad de contener los ataques de las tribus germánicas. El nombre de Castellum Trajectum fue, con el paso de los siglos, derivando en la actual denominación de la ciudad: Utrecht.

Curiosamente, hasta finales del siglo VII, la población de Utrecht vivía principalmente de la lana y del ganado, haciendo escaso uso de la agricultura. Pero todo cambiaría con la llegada del misionero católico y de origen anglosajón Willibrord, en el año 695.

Willibrord participa en la construcción de una iglesia dedicada a San Martín (en el mismo lugar donde hoy se encuentra la Catedral Dom) y posteriormente en la de San Salvador. Gracias a su labor en la difusión del catolicismo entre los Frisios, es nombrado Obispo (el primero de los Países Bajos). Utrecht se convertiría, con el tiempo, en un importante centro de influencia religiosa, lo que favorecería en gran medida su ulterior desarrollo. Como dato curioso podemos decir que el primer Papa no italiano, Florenszoon Boeyens Adriaan o Adrian VI, era originario de Utrecht.

En el año 857, la ciudad sufre uno de sus peores momentos al ser blanco de una incursión vikinga. A su paso, los vikingos destruyeron tanto las puertas como los muros de la ciudad, acabaron con la mayoría de la población y la saquearon. Utrecht fue usada durante un tiempo por los vikingos como puesto avanzado, al que regresaban tras asaltar las poblaciones vecinas.

En el año 1253, la Iglesia de San Martín resulta gravemente dañada por un incendio. En lugar de restaurarla, se decide construir gradualmente (para garantizar su uso permanente) una catedral de estilo gótico (la Catedral Dom), cuya construcción se prolongaría, al menos oficialmente, durante los siguientes 250 años. La torre de la catedral, de 112,5 metros de altura, en origen estuvo unida por un pequeño puente a la nave principal pero en 1674, un tornado destruyó la parte más próxima a la torre, que no fue reconstruida. Hoy en día las vemos como edificios separados.

Cuando Carlos V conquista el Obispado de Utrecht en 1528, ordena la construcción del Castillo de Vredenburg con el doble propósito de defenderse de los ataques del Duque de Guelders y para mantener a la población bajo control. En 1577, los españoles abandonan el castillo, que sería arrasado por los propios ciudadanos, temiendo un posible retorno de los invasores.

El 23 de Enero del año 1579, se firma la Unión de Utrecht, un tratado que une a varias provincias de los Países Bajos y reivindica el derecho a mantener sus tradiciones, sus fuerzas militares y la libertad de religión frente al poder de la Corona española. A pesar de que este tratado seguía reconociendo la autoridad de la Corona española, no contribuyó en absoluto a mejorar las relaciones entre las provincias y España. La Unión de Utrecht puede ser considerada como un primer borrador de su posterior constitución.

La Universidad de Utrecht, fundada en 1636, es hoy en día la más prestigiosa de los Países Bajos. Apenas 8 años después de su construcción se le añadió un observatorio astronómico, hecho que la convierte en la segunda universidad (después de la de Leiden) más antigua que cuenta con observatorio propio.

Otro dato curioso es que la actual biblioteca de la universidad, fue construida en 1807, pero no para dicho uso, sino con el propósito de servir de morada al hermano de Napoleón, Louis Bonaparte, el cual la usaría durante apenas un año, antes de establecerse en Amsterdam.

El Tratado de Utrecht, firmado el 11 de Abril de 1713, pondría fin a más de 2 siglos de cruentas guerras y millones de muertes, cambiando la faz política del viejo continente. El tratado, firmado por España e Inglaterra, reconocía la hegemonía de Carlos V en España y repartía las posesiones de la Corona española en Europa entre las casas reales de Austria, Países Bajos, y los Saboya. Por otra parte, la Corona inglesa se hace con el control del comercio de esclavos en América, así como con los territorios de Gibraltar y Menorca.

Una de las peculiaridades que hace única a esta ciudad son sus canales, así como el sistema de descarga y almacenamiento que lo acompaña. Construidos y modificados a lo largo de un milenio, estos canales han servido para el transporte de mercancías, alimentos e incluso como fuente de agua para sofocar incendios. En la actualidad, las terrazas de bares y restaurantes que ocupan las antiguas bodegas y almacenes,  son un irresistible reclamo para el visitante, por lo que podríamos asegurar que siempre han favorecido el desarrollo de la ciudad.