San Willibrord, Obispo de Utrecht

San Willibrord

Willibrord, Obispo de Utrecht y posteriormente santificado, es uno de los personajes esenciales para comprender la Historia de Utrecht, una ciudad fuertemente influenciada por el catolicismo y que debe gran parte de su rápida expansión a dicha influencia.

Willibrord nació en el año 658, en el ya desaparecido reino de Northumbria (al noreste de Inglaterra). Estudió en la Abadía de Ripon, siendo adoctrinado por el mismo San Wilfredo hasta que ingresó en los benedictinos.

A los 20 años se marcha hasta Irlanda, donde permanecería durante 12 años bajo la tutela de San Egbert hasta que el mismo Pipino II le solicita en el año 690,  que marche junto con otros 11 miembros de la orden, a la recién conquistada Frisia para convertir a sus habitantes al catolicismo, aunque no resultaría tarea fácil.

Gracias al apoyo y protección prestados por Pipino II y el reconocimiento oficial del Papa Sergio I como misioneros, Willibrord y los misioneros provenientes de Irlanda comienzan su labor evangelizadora con todos los apoyos posibles.

Y su palabra se extiende rápidamente entre los frisios, quizá por su constancia o por su énfasis en la caridad y la ayuda al prójimo, lo cual provoca un auténtico río de conversiones. El éxito demostrado por su labor, pronto le vale el reconocimiento por parte de la Santa Sede de Apóstol de Frisia, y también se convierte en el primer Obispo de Utrecht, lo cual, por otra parte, consolidaba la presencia católica en aquel territorio.

Willibrord falleció el 7 de noviembre del año 739, en la abadía de Echternach (Luxemburgo), abadía a la que se retiraba en ocasiones a meditar, fue aquí donde se le enterró. Los huesos de San Willibrord descansan bajo el oratorio de la Abadía, así como la mayor parte de sus reliquias y pertenencias.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Historia



Deja tu comentario